casa del rio

Estamos en el Valle de Benasque, un rincón privilegiado a los pies de los Pirineos, rodeado de abruptas y bellas montañas, a ratos verdes, a ratos blancas, siempre majestuosas. Más de treinta pueblos y villas salpican el valle de arquitectura altoaragonesa, iglesias románicas, costumbres centenarias y auténticas joyas culinarias. Todos esperando con los brazos abiertos al caminante o al esquiador, al pescador o al piragüista, al turista accidental o al experto repetidor, al que viene a respirar la pureza de la montaña o al que prefiere los bosques húmedos y frondosos, rebosantes de setas autóctonas: Ceps (boletus edulis), Moixarnos (calocibe gambosa), Colmenilla (Morchela Sp.), rovellons o níscalos(Lactariu Sp.), rebozuelos o rossinyols (Cantarellu cibarius), y así hasta más de treinta especies comestibles.

Aquí, en pleno Valle, entre ríos, bosques y tresmiles, inmerso en una variedad de paisajes imposibles de agotar, se levanta La Casa del Río. Un pequeño hotel de ocho habitaciones y mucho amor que nació de un sueño y dos aficiones: ella, la decoración y el detalle; él, la naturaleza y la pesca a mosca; ambos, la pasión por el oficio, la amistad y las cosas bien hechas. Y una obsesión compartida: que el huésped se convierta en amigo y comparta año tras año la magia de su Casa.

Un lugar que no necesita excusas para ser visitado en cualquier época del año; pero, por si acaso, ahí va una irresistible para este otoño: las setas. En La Casa del Río cuentan con servicio de Guías Micológicos, quienes, además de conocer al dedillo las mejores zonas para recolectar, son una ayuda imprescindible a la hora de clasificar cada uno de los ejemplares, sin riesgos ni sobresaltos; una manera amena y divertida de descubrir el mundo de los hongos.

Ya lo sabes. Si lo que te gusta es disfrutar de la naturaleza sin prisas y entre paisajes multicolores, o prefieres el turismo activo, con amigos o en familia, esta es la mejor temporada para visitar el Valle. Infinidad de bosques, senderos y rutas para descubrir las maravillas del otoño, la tranquilidad de la montaña… y la más deliciosa variedad de setas.

Follow Me on Pinterest
EmailWhatsAppCompártelo.