pesas

Se acabaron las excusas. El “no me da tiempo”, o el “no tengo espacio”, o el “mañana empiezo”. La mayoría de nosotros vivimos en un entorno de trabajo muy perjudicial para nuestra salud, física y emocional. Sedentarismo, espacios cerrados, presión constante, horas delante de la pantalla (o pantallita)… Todo ello acaba causando más daño del que imaginamos a nuestro organismo, desde los ojos y la cabeza hasta los músculos de las piernas, pasando por la columna, de la primera a la última vértebra.

Razones más que suficientes para que las empresas empiecen a fomentar entre sus empleados la gimnasia laboral. Pero si la tuya no ha llegado aún al punto de organizar esta especie de gimnasio corporativo, sí al menos puedes realizar una serie de sencillos ejercicios prácticamente sin moverte de tu puesto de trabajo. Una ‘pausa activa’. Cinco o diez minutos cada dos o tres horas son más que suficientes.

Los beneficios de la pausa activa son incuestionables: libera el estrés, mejora la concentración, activa la circulación, oxigena el cerebro, eleva la frecuencia cardíaca, alivia la sobrecarga muscular, previene daños en la espalda y cuello… y, además (atención empresas), mejora la productividad.

Las tablas de ejercicios son muy variadas, y las hay específicas para cada parte del cuerpo, pero sirvan como muestra algunos ejemplos básicos:

· Sentado, espalda recta. Elevar los hombros y mantener cinco segundos; relajar y repetir. Lo mismo con movimientos circulares de cada hombro.

· Dedos entrecruzados detrás de la cabeza; empujarla despacio hacia el pecho, mantener cinco segundos y llevarla de nuevo hacia atrás. Relajar y repetir. Lo mismo realizando movimientos circulares con la cabeza.

· Sentado, espalda recta; piernas en ángulo recto. Muy despacio, bajar el cuerpo hasta las rodillas; los brazos, relajados, caen hacia el suelo; levantarse despacio con la fuerza abdominal. Lo mismo con las piernas cruzadas.

· De pie, piernas levemente flexionadas, una más adelantada; brazos adelante y atrás, simulando un directo de boxeo. Realizar varias series cambiando brazos y piernas.

· Sentado, espalda recta. Elevar las rodillas hasta el pecho cogiéndolas con las manos; mantener arriba cinco segundos. Repetir.

· Sentado, piernas colgando. Elevarlas a la vez hasta quedar en ángulo recto; volver a bajar muy despacio. Repetir. Se puede colocar una botella de agua entre las piernas para levantar más peso.

· Sentados, rotar la cadera hasta tocar el respaldo por detrás con la mano.

· Flexiones de brazos, apoyándonos en el borde de la mesa. Puede hacerse de cara a la mesa o de espaldas, con los brazos por detrás.

· Sentado o de pie, hacer pesas utilizando botellas de agua o cualquier otro objeto de peso.

Y, por supuesto, los fines de semana aprovecha para salir al campo, pasear, hacer deporte, irte de aventura… en una palabra, ¡disfrutar de la vida con salud! 

Follow Me on Pinterest
EmailWhatsAppCompártelo.