sky2

 

 

Hoy el esquí es un deporte bastante popular en España. Dos millones de esquiadores (lo que nos sitúa en el número 12 del ranking mundial) y 34 estaciones de esquí, con magníficas instalaciones y más de 1.000 kilómetros de pistas repartidos por todo el territorio nacional. Y temporadas que pueden abarcar de noviembre a abril, incluso cuando el tiempo no acompaña, gracias a los cañones de nieve. Pero ¿cuál es el origen de esta afición que encandila a tantos millones de personas de todo el mundo? ¿Dónde nació? ¿Quién la popularizó? ¿Cómo llegó a España?

Empecemos por el principio. Y eso se remonta 4.000 años atrás, en la gélida Noruega. Durante los duros inviernos, los primitivos nórdicos se movían de un lugar a otro utilizando sendos pedazos de madera en los pies (skith); una práctica que llegó hasta los vikingos, en el siglo X, quienes utilizaban habitualmente esta técnica para cazar, luchar o desplazarse en sus interminables temporadas de nieve. Con el paso de los siglos, la utilidad del medio de desplazamiento fue ampliándose también a la diversión. Es precisamente el noruego Sondre Norheim quien revolucionó el esquí hacia 1870 en las nevadas montañas de Morgedal, en la provincia noruega de Telemark, popularizando un estilo que pasó a la historia como esquí de telemark, base del esquí moderno.

Y entonces llegó el esquí alpino…

Norheim fue el primero que comenzó a practicar el esquí como actividad de recreo y también quien posteriormente exportó este nuevo deporte más allá de los países nórdicos. Fabricó unos esquís más cortos y estrechos por el centro para facilitar los giros y los equipó con unas fijaciones que dejaban libre el talón, lo que precisamente caracteriza el estilo telemark. En 1868 ganó su primera competición nacional con notable ventaja y durante los siguientes años continuó aumentando su fama en todo el país. Hasta que en 1884 emigró a Estados Unidos y se llevó consigo, además de su familia, términos como esquí y slalom que pronto se popularizaron en las nevadas cumbres de las Rocosas. Su particular técnica reinó en las competiciones durante décadas, hasta que a principios del siglo XX, en algún lugar de las Alpes, alguien fija el talón a la tabla y marca el nacimiento del esquí alpino. Y su auge imparable.

En 1924 se celebran los primeros Juegos Olímpicos de Invierno precisamente en la localidad alpina de Chamonix, al tiempo que va evolucionando el deporte: la cuña, los cantos metálicos, la puntera de seguridad, tablas más cortas, nuevas técnicas y estilos… y las estaciones de esquí, que multiplican la afición por millones en todo el mundo.

En los años 70, sin embargo, la técnica telemark revive viejas glorias en Estados Unidos, y vuelve a poner de moda su peculiar variedad de movimientos y giros, la complejidad y belleza de su estilo, casi como un ballet. Hoy se siguen celebrando importantes competiciones de esta modalidad a nivel mundial.

La gesta de Paquito Fernández Ochoa

En España, el esquí llegó a nuestras montañas hacia 1908, en la zona de Rasos de Peguera (Barcelona). De ahí pasó rápidamente a lugares emblemáticos como La Molina, Candanchú, Sierra Nevada o Navacerrada que años más tarde se convertirían en estaciones de esquí. En 1941 se funda la Federación Española de Esquí y empieza a crecer la afición por este deporte; y también el nivel, gracias a los numerosos expertos europeos que visitan nuestras pistas. En 1943 se inaugura el primer remonte mecánico en La Molina, y a partir de ahí se va multiplicando paulatinamente el número de esquiadores en toda España. Hasta el 13 de febrero de 1972, en que ese crecimiento es ya imparable como una bola de nieve deslizándose montaña abajo. Aquel histórico día, el esquiador madrileño Paquito Fernández Ochoa subió a lo más alto del podio en el slalom especial de los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados en Sapporo. Una medalla de oro que fue celebrada en España como una gesta nacional y convirtió a nuestro campeón en un auténtico héroe… y en el gran impulsor de este maravilloso deporte en nuestro país.

 

A los dos millones de aficionados, ¡feliz temporada!

Follow Me on Pinterest
EmailWhatsAppCompártelo.