¡Hay fórmulas más sencillas para que tu marca personalice más y emocione más!

cocacola

No es nuevo, pero gracias a las recientes campañas de Coca-Cola y Nutella —enormes éxitos de crítica y público— las promociones personalizadas han vuelto a colocarse en primera línea de la atención de los consumidores, y de las marcas. Desde luego no es fácil realizar una campaña promocional con regalos personalizados hasta ese nivel; el esfuerzo es grande (a nivel de estrategia y de producción, de creatividad y de gestión), y supone una fuerte apuesta por parte de la agencia y del anunciante. Pero la recompensa merece la pena. Si las cosas se hacen bien. Si no se decepciona al consumidor. Si la estrategia construye marca. Si se saben explotar las redes sociales.

 ¿Quién no ha buscado la famosa lata de Coca-Cola con su nombre, incluso revolviendo el lineal entero como un Indiana Jones en busca del Santo Grial? La campaña Comparte una Coca-Cola, que nació en Australia en verano de 2011, buscaba reconciliar a los australianos con la marca y, por supuesto, que se volviera a hablar de Coca-Cola en aquel país. El resultado fue instantáneo: un aumento del 7% en el consumo y un 870% en tráfico en su página de Facebook. Y eso fue sólo el principio. La idea y el rotundo éxito se repitieron en otros países, incluido España, donde se personalizaron 550 millones de latas con los 122 nombres más comunes en nuestro país (y la posibilidad de elegir el tuyo en la web). Un incremento del 13% en las ventas da fe de lo acertado de la apuesta.

Por su parte, Nutella llegó un poco más lejos, y fue creando las etiquetas personalizadas una a una: los primeros 5.000 fans en solicitarla cada día a través de una aplicación de Facebook recibían la etiqueta con su nombre en su propio domicilio. La página aumentó un 750% el número de fans, llegando hasta los 300.000… y subiendo. Twitter, Instagram, Facebook se han llenado de imágenes de los consumidores con su bote de Nutella personalizado (esto es, con la marca). En total, han participado en la promoción 215.000 usuarios, lo que supone además 215.000 nuevos registros en su base de datos. Y 215.000 clientes encantados —emocionados, agradecidos— con la marca.

Starbucks, Mini, Let’s Café (que personalizaba la espuma del café ¡con la cara del consumidor!) y otras marcas también han apostado por las promociones personalizadas. Saben perfectamente que un cliente que se siente único es infinitamente más valioso. Y si además comparte su foto o su experiencia con sus amigos (multipliquemos eso por un número que va creciendo exponencialmente cada día), entonces es mucho más eficaz que cualquier campaña de publicidad. En notoriedad, en ventas, en registros y, sobre todo, en conexión emocional con la marca.

Ahora reflexionemos unos segundos: si un envase personalizado simplemente con el nombre de pila ha revolucionado a los consumidores de esta manera tan brutal, imaginemos lo que puede hacer un cuento personalizado con el nombre y la foto de sus hijos, compartiendo protagonismo con sus personajes favoritos. ¿No sería éste, realmente, el auténtico regalo único, personal e intransferible?  ¿No crearía un lazo emocional con la marca mucho más profundo y duradero que una lata? Y si a ello añadimos inversión cero en producción y gestión, y la calidad inigualable de Hofmann ¿no sería el mejor regalo personalizado para una campaña de éxito seguro?

 

Si crees que puede resultar interesante para tu marca, infórmate en Viva Marketing.

*Viva Marketing es partner exclusivo de Hofmann para campañas promocionales.

Follow Me on Pinterest
EmailWhatsAppCompártelo.