marca

 

 

 

Hubo un tiempo en el que la marca lo era (casi) todo. Dueñas del mercado y del corazón del consumidor. Sólo había competencia entre ellas –a veces cruentas batallas- para conquistarnos. Y nosotros caíamos en su juego seductor, rendidos y convencidos. Y fieles. La pregunta entonces era: «¿Y tú de quién eres, de Coca-Cola o de Pepsi, de Cola-Cao o de Nesquick, de Nike o de Adidas, de Geyper Man o de Madel Man, de Winston o de Marlboro?», porque resultaba impensable ser fiel a dos marcas (siquiera alternarlas esporádicamente), tan imposible como ser fiel a dos equipos de fútbol eternamente rivales. Eran buenos tiempos para las marcas, una época dorada, sin duda, que resurgió hace unos años gracias al renovado concepto de marketing relacional y a la bonanza económica.

Pero ¡ay!, entonces llegó el tsunami de la crisis y lo arrastró todo a su paso. Especialmente la fidelidad. La pregunta ahora era: «¿Marca o marca blanca?» O lo que es lo mismo: «¿Marca o precio?». Y la respuesta, cada vez más (más consumidores, en más productos y con más convencimiento), era “precio”. Y ahí seguimos. Y lo que nos queda.

Y así, además, lo acaba de corroborar un importante estudio realizado por Nielsen Global Consumer Survey en el que han participado 29.000 consumidores de 58 países. La conclusión irrefutable: El precio es el factor más importante a la hora de comprar. Y especialmente para los españoles.

En datos: para el 65% de los españoles el precio es lo más importante y ese mismo porcentaje está interesado en comprar productos en promoción (frente a un 44% de europeos).

El 54% de los españoles afirma estar atento a las promociones, y el 51% piensa que los productos con regalo directo son más atractivos de comprar.

El 67% suele tener marcas preferidas antes de comprar, y para el 64% la calidad es lo que más le preocupa cuando compra. Pero apenas un 16% está dispuesto a pagar más por productos con mejor diseño y mayor calidad que otros con la misma función. Los europeos, en cambio, sí se preocupan más por la calidad (el 73%) y el diseño (el 25% sí pagarían más).

En la era de internet, informarse bien y consultar opiniones antes de tomar una decisión de compra es cada vez más habitual: el 55% de los españoles y el 50% de los europeos.

Los españoles hemos cambiado también respecto a nuestra concienciación por el medio ambiente: el 55% afirma haber modificado su forma de vida para ahorrar energía y reducir el impacto medioambiental, por encima de la media europea (48%). Sin embargo, a la hora de la verdad sólo el 23% de los españoles escoge productos ecológicos si el precio es mayor, frente al 37% de los europeos.

Los consumidores españoles dedicamos más tiempo a planificar nuestra compra: el 67% hace lista de la compra (55% de europeos), un 62% comprara precios (57% en Europa), el 33% presta atención a los folletos, el 27% utiliza cupones descuento (19% de europeos), y el 14% aprovecha las promociones especiales en los puntos de venta (frente al 17% en Europa).

¿Y cuáles son los criterios a la hora de valorar –y elegir y comprar- los diferentes productos? La respuesta, en la segunda parte de este artículo.

Follow Me on Pinterest
EmailWhatsAppCompártelo.